¿Cómo es vivir en Menorca?

publicado en: menorca, vivir en Menorca | 0

Como agente inmobiliario de Menorca la pregunta que más me han formulado desde siempre es: ¿Cómo es vivir en Menorca?

Y es que la mayoría de mis clientes son turistas que sueñan con emprender una nueva vida en Menorca (no se lo reprocho, yo desearía lo mismo, especialmente, si viviera en una jungla de hormigón).

Y mi respuesta automática, con alguna pequeña variación, viene a ser: “en Menorca se vive muy bien”.

Pero lógicamente esta entusiasta, pero raquítica respuesta, no satisface a nadie y entonces me contratacan con preguntas bomba de racimo, es decir, preguntas que desencadenan más pequeñas preguntas.

¿Qué hace la gente en invierno…?  ¿Adónde van…? ¿Qué sitios hay para ir…? ¿Qué hacen los niños…? ¿Dónde van los niños…? ¿Cuánta gente vive en Menorca…? ¿Solo viven españoles…? ¿Es verdad que viven muchos franceses últimamente…? Etc., etc., etc…

Y tras este frenético embate de ansias de conocimiento, guardo un instante de silencio, tomo un poco de aire y doy mi respuesta larga (la buena), que espero pueda servir de guía básica a aquellas personas interesadas en vivir en Menorca.

En Menorca es como en todas partes, la gente hace lo que le gusta  hacer, solo que el marco de belleza que nos rodea de alguna forma nos influye.

La isla invita a la introspección y a disfrutar de las cosas más importantes de la vida que, paradójicamente, son gratis. Un amanecer, una puesta de sol, un baño en una cala exótica, etc…

En invierno puedes realizar una excursión por el Cami de Cavalls sin prácticamente encontrarte con nadie. Puedes ir a ver como rompen las olas a una de las cientos de calas vírgenes que te están esperando, puedes disfrutar de una entrañable tertulia tomando un café en el puerto mientras contemplas como entran y salen los barquitos…

Sin embargo,  yo diría que son las pasiones personales las que cobran especial relevancia cuando vives en Menorca. No me quiero poner excesivamente metafísico, pero en Menorca hay una energía especial que potencia tus talentos naturales.

Aquí toman protagonismo las inclinaciones artísticas (ya comenté en un artículo que Menorca es un imán para artistas). Las aficiones y los hobbies se ven potenciados cuando vives en Menorca.

Cuando vas conociendo a gente de la isla, no deja de sorprender la cantidad de personas que pintan, cantan, fotografían, esculpen, coleccionan, escriben, estudian, etc. Y es que Menorca tiene algo de “La Biblioteca de Alejandría”, enserio.

¡Y que no se me olvide! Mucho deporte, la gente práctica mucho deporte en Menorca: hípica, náutica, tenis, golf, pesca, caza, footing, gimnasia en todas sus modalidades y un montón de disciplinas más.

Los más negativos dirán que la gente tiene muchos hobbies en Menorca porque no hay nada que hacer ni dónde ir, pero no es cierto y, además, ¿no es más hermoso y meritorio desarrollar cualquiera de estas nobles actividades que pasar las tardes apretujado comparando ofertas en un gran almacén…?

La oferta cultural de Menorca está muy bien dimensionada, especialmente, por tratarse de una población de solo 90.000 habitantes fijos. Por ejemplo, el teatro de Mahón es el más antiguo de España y las bibliotecas públicas, centros culturales y salas de exposiciones no han dejado de mejorar y aumentar en lo últimos años.  Incluso este verano tendremos el privilegio de contar con la inauguración de la prestigiosa galería de arte internacional de primer nivel de la prestigiosa marca Hauser & Wirth.

En Menorca vive gente de todas partes del mundo, pero la mayor comunidad extranjera es la británica y que va seguida por la francesa, que estos últimos años no ha dejado de crecer.

La diferencia entre estas dos comunidades es que los primeros residen en la isla a modo de retiro y los segundos son más activos profesionalmente. Muchos franceses poseen establecimientos turísticos y se dedican a producir vino y cultivos ecológicos entre otras actividades.

 

¿Y qué pasa con los niños en Menorca? Ahh… esta es mi parte favorita de la respuesta larga. Los niños pueden vivir en Menorca, prácticamente, como lo hacíamos nosotros en los años setenta. ¿Qué quiere decir eso…? ¿Qué viven sin móvil…? Me temo que no, pero pueden salir a la calle y jugar sin ningún riesgo de seguridad. Pueden ir solos hasta el colegio si viven razonablemente cerca, claro. Crecen en un entorno maravilloso y privilegiado donde no impera el consumo, a salvo de la violencia y la agresividad que domina la ciudad, y donde los valores  tradicionales se han mantenido prácticamente inalterables.

Casi todos los niños se toman en serio algún deporte. Muchos montan a caballo o practican vela (los precios de Menorca son muy económicos para estos deportes, más caros y considerados elitistas en las ciudades).

Y para terminar, me gustaría matizar que cuando digo que se vive muy bien, aparte de todas las bondades que he mencionado antes, me refiero a que tenemos buena atención médica (en urgencias te atienden en un santiamén), buenas comunicaciones telemáticas, estamos a solo 30 minutos de vuelo de Barcelona, contamos con tiendas y almacenes de calidad y las compras por internet llegan en 48 horas. Y no hay que olvidar que también nos hemos sentido más seguros aquí ante una pandemia mundial como el Covid.

 

En definitiva, vivir en Menorca es un lujo, sobre todo, por la cantidad de cosas maravillosas que puedes hacer y que no se pueden comprar.

 

Cuando viajar a Menorca

Como es vivir en Menorca

Regata vela clasica Menorca

Si has decidido venir a vivir a nuestra maravillosa isla, déjanos ser tu inmobiliaria en Menorca

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *